Europa 2014

Durante Julio y Agosto realicé un viaje de 5 semanas a través de Europa en el que comprendí muchos aspectos fundamentales de mi trabajo musical y sonoro, fue un extenso recorrido desde el barroco hasta los origines de la música antigua. Estudié y realicé grabaciones de campo en muchas de las iglesias de Francia e Italia, en un intento por entender la funcionalidad de los instrumentos y el canto en esos espacios tan extensos y reverberantes. En mi primera estadía en Italia fui invitado por el Ensemble Aestus Harmonicus para tocar un concierto en Milán dedicado a compositores ligados a la corte de Polonia, un trabajo maravilloso en el que tuve la oportunidad de conocer y compartir con muy buenos colegas, además de realizar un recorrido por muchas de las iglesias y basilicas de Milán recopilando sonidos e imágenes, de esa forma comprendiendo cómo se desarrolló la música antigua y los instrumentos en aquellos lugares.

Después de mi paso por Italia mi siguiente destino fue España, fueron 2 semanas intensas de arduo aprendizaje, llegando a Morella para participar de un curso de música medieval y renacentista, tuve la fortuna de conocer a una enorme cantidad de músicos muy especializados todos, y un fuerte itinerario de clases con Carles Magraner, ensayos, conciertos y jam sessions cargadas de emociones para mí, me sentí muy feliz, tuve una activa participación y fue una hermosa instancia para estrenar mi vihuela d’arco recién construida en Francia por Olivier Feraud, basada en un modelo de Zaragoza de fines del s. XV, con quien también pude compartir y aprender muchas cosas en Barreme. Una vez terminado el curso de Morella, tras un breve paso por Madrid, me dirigí a Frías un bellísimo pueblito en donde Efrén López realizaría un curso sobre música modal. Fue realmente una experiencia única, un encuentro con música de distintos orígenes musicales, con todo tipo de instrumentos, aprendimos sobre la música de Turquía, Afganistan, Bulgaria, Grecia y Creta. Debo decir que aunque aprender sobre estas practicas musicales suene a algo tan lejano para la realidad habitual de un músico occidental, bajo mi experiencia fue completamente lo contrario. En mi viaje descubrí que en la comprensión de las culturas mediterráneas y del medio oriente está la base de todo lo que se construyó en occidente. He visto a muchos de mis colegas en muchos problemas al tratar de entender la música barroca o del renacimiento, por el hecho de improvisar, o tocar en otros temperamentos, o simplemente darse ciertas libertades interpretativas, pues el problema dedica en que siempre ha habido un intento fallido de comprender el pasado sin desapegarse de un lógica ‘presente’. Sin embargo una vez que vas al origen, te encuentras con lo esencial, no hay abstracciones teóricas, no hay esquemas, no hay análisis, hay practica, intuición, y sobre todo escucha. Qué es la música si nunca la escuchamos? Qué es cuando siempre la estamos leyendo desde un papel y no la asimilamos como parte de nosotros mismos? Ese es el gran error de nuestros conceptos teorizados frente a todo lo que hacemos o debemos hacer en cuanto a música antigua se refiere. Si lo que pude aprender en esos días, de alguna forma, se enseñará en las academias tradicionales, si algo de esto estuviera en el aprendizaje de los músicos actuales, todo sería radicalmente distinto, todo fluiría con la naturalidad que se describen en los libros antiguos que hablan sobre nuestro arte.

Mi siento profundamente agradecido por todo lo que viví en esas semanas.